Ilustración

Ilustración

Siglo de la ilustración en Perales

Perales aparece reflejado como sitio de paso fundamental en la mayor parte de las cartografía de la época como en descripciones de itinerarios y caminos, como nudo de caminos.
 
El siglo XVIII, Perales no refleja el proceso demográfico y económico del resto de la península, manteniendo constante el número de vecinos del Renacimiento, manteniéndolo en el siglo posterior. Se va produciendo esta constancia demográfica, derivado de enfermedades contagiosas, tales como el paludismo y la viruela y un empeoramiento de la calidad de vida en la primera mitad del siglo.

La venta de la jurisdicción de la Villa al Marqués de Leganés permite al Concejo de la Villa salir del estado de endeudamiento permanente que le permite la reforma de algunos de sus edificios, como es el caso de las Casas del Ayuntamiento. Durante esta época el castillo sufre grandes deterioros, debiendo en esta época su mayor desintegración, al aprovechar la materia prima pétrea para la reconstrucción de otras edificaciones, como la iglesia, Casa Consistorial y algunas casas de la población.

En 1751, el listado de oficios existentes en Perales según estadísticas oficiales son: sastres, zapateros, veterinario, médico, cirujano, maestro de escuela, comerciantes de cáñamo, molineros, mesoneros, estanqueros, herreros, carreteros, carniceros y dos albañiles, nos da idea de la actividad y sociedad peraleña a mediados de este siglo.

La moderada riqueza permite al municipio mantener una escuela de primeras letras, el hospital, las casas consistoriales: carnicería, tienda de comestibles, fragua, ...

Al final del siglo XVIII, bajo el reinado de Carlos III y Carlos IV, se construye el nuevo Ayuntamiento y la nueva Fuente de la Mariblanca, construida sobre el paraje de alamedas y la cercana Fuente de la Fontanilla de origen medieval, formándose el entorno del Juego de pelota.

Al morir el tercer Marqués de Leganés, en 1771 sin descendencia sus bienes y títulos son heredados por los Condes de Altamira, sumando muchos títulos, siendo a principios del siglo XIX el Señor de la villa de Perales, D. Vicente Joaquín Osorio acumulando numerosos títulos como son Marqués de Astorgas, Conde de Altamira, Duque de Sesa, de Baena, ..., Conde de Villalobos, ..., Marqués de Almazan, de Leganés, de Villamanrique.

En el año 1814 por Real Cédula emitida por Fernando VII se suprimen los señoríos afectando al Señorío del Marqués de Leganes y por lo tanto la consecución de la autonomía municipal de Perales, y se crea la división de España en las actuales provincias, pasando Perales a la provincia de Madrid y perteneciendo en 1834 al Partido Judicial de Chinchón las competencias judiciales dejan de pertenecer a los Alcaldes Ordinarios, ejerciendo la Justicia los Jueces profesionales.


Para Saber más...