Son tributos que los individuos pagan al Ayuntamiento que los representa, para aplicarlos a la financiación de gastos y satisfacción de necesidades públicas.